Análisis estratégico de marca: 5 errores a evitar

En un análisis estratégico de marca es importante no cometer errores, sobre todo si afectan directamente a la toma de decisiones en el día a día de la organización o en la implantación de una estrategia de marca que condicionará la presencia de la marca en el mercado y con sus públicos. A continuación explicamos qué aspectos debes tener en cuenta para analizar tu marca correctamente.

macroentorno-educaixa-1536x864

Descubrir para decidir

Con el objetivo de construir una marca estratégicamente potente, el análisis de marca es vital para detectar la situación actual de la organización en su realidad interna y externa, y presentar unas directrices sobre la futura dirección que debe tomar la marca para ser más relevante a nivel corporativo y comercial. Un correcto análisis hará que la compañía corrija todos los errores de base que hacen ralentizar la productividad del negocio, y ayudará a detectar el nicho de mercado más adecuado para él.

Los beneficios de una auditoría de marca son la obtención de un alto rigor con datos cuantificados para una mejor toma de decisiones, la mejora en la empatía para conectar mejor con el público, la amplitud en el conocimiento sobre la organización y todas sus vertientes, y por último, la visión para enfocar los pasos que da la compañía.

Errores en una auditoría de marca

Una marca no es sólo lo que se proyecta de ella. Una marca tiene muchas caras, muchas vertientes. Vive en contextos cambiantes y situaciones diferentes. Entenderla en su profundidad conlleva tiempo y procesos detallados.

Los errores más típicos cuando se realiza una auditoría de marca son los siguientes:

  1. Evitar el análisis de la cultura corporativa. Olvidar la parte interna de la marca indice directamente en cómo se desarrolla de forma externa. Las relaciones con el equipo, los principios y creencias que forman su cultura, la comunicación interna, la percepción de marca por parte de la organización, la historia de la marca...
  2. Analizar únicamente los competidores principales. En el mercado no sólo es importante investigar la competencia directa, sino también los competidores secundaria y los referentes para la compañía. Adquirir una visión global y completa del mercado enriquece las acciones y decisiones de la empresa.
  3. Interpretar a los diferentes públicos como si fueran uno. Los públicos de interés para la marca comparten puntos e intereses, pero tienen objetivos distintos en relación con la marca. No es lo mismo la relación con el proveedor que con el empleado o el cliente. Conocer sus inquietudes y expectativas con la marca hará que esta sea capaz de personalizar su relación y ofrecer mayor valor a cada uno.
  4. No comparar la proyección con la percepción. Si las dos realidades de la marca no encajan, significa que el gap entre lo que es y lo que quiere ser la marca es muy grande. Para reducirlo y aportar valor al público es importante analizar la proyección de la marca hacia el exterior y la percepción del público sobre la misma.
  5. Presente sin pasado. Analizar a la marca en el presente sin comprender el pasado, su historia o su evolución no es útil y no ayuda en la toma de una dirección estratégica. La compañía puede cometer errores del pasado sin ser consciente de ello o incluso desaprovechar el valor de la compañía en el pasado en clave de significados o atributos.

Descubre más en Auditoría de marca

Si quieres impulsar tu marca, contacta con nosotros.