¿Cómo atraer talento que nos interesa en Employer Branding?

El nuevo paradigma en gestión de talento que propone la disciplina del Employer Branding pone las relaciones en el centro de la actividad de la marca empleadora. Las relaciones con el talento potencial, con el candidato que decide formar parte de un proceso de selección en nuestra empresa, o incluso el actual empleado que ya forma parte de nuestra familia.

En cualquiera de estos casos, la empatía en marca empleadora es fundamental. Entender las motivaciones, frustraciones, aspiraciones y objetivos tanto personales como profesionales de todas las personas que se relacionan con nosotros. Sólo así podremos conformar una propuesta de valor orientada al empleado potente, genuina, diferencial y relevante.

disciplina-employer-branding.jpg¿Cómo lograrlo? ¿Qué herramientas nos ayudan a ello? 


En Employer Branding nos valemos de tres fases para lograr generar conexiones profundas entre la marca empleadora y el talento:

  1. Entender: La primera fase se centra en investigar, en conocer, en empatizar. En esta fase nos interesa hablar con representantes de todos los grupos de talento en Employer Branding, para descubrir qué les une y qué les diferencia. Qué particularidades hemos de contemplar y qué oportunidades existen dentro de la marca empleadora para generar conexiones profundas entre la esencia de nuestra marca y su manera de vivir el mundo laboral.
  2. Definir: A partir de aquí llega el momento de definir ese prototipo de persona a la que nos queremos dirigir y con la que nos identificamos. La persona que queremos promover internamente y que nos servirá de filtro para alinear a nuestro equipo interno. Algunas cuestiones a responder son: ¿Cuáles son sus motivaciones o metas? ¿Cuáles son sus frustraciones y miedos? ¿Cuál es su comportamiento dentro de la organización? ¿Y sus actitudes y rasgos de personalidad? ¿Cómo le gusta relacionarse? ¿Qué incentivos y métodos resuenan con su forma de ser?
  3. Activar: A partir de aquí deberemos filtrar todo lo que hasta ahora hemos comunicado y llevado a cabo para adaptarlo a este nuevo modelo de persona que hemos definido en la fase anterior. De hecho, esta fase de activar abre las puertas también a proponer nuevas acciones y recursos desde la marca empleadora orientados a atraer y retener a nuestro modelo de empleado.

Como vemos, son tres sencillas fases pero cada una de ellas requiere trabajo, atención y dedicación si buscamos convertir nuestra organización en una marca empleadora referente en el sector y relevante para el mejor talento. El Employer Branding, la disciplina que ayuda a gestionar y llevar a cabo todas ellas con garantía de éxito.

Descubre más sobre Employer Branding

Si tienes preguntas o quieres proponernos un proyecto, contáctanos aquí.