Brand personality: todo lo que tu marca puede hacer con sus valores

    En el momento en el que la marca ya conoce los atributos de marca más relevantes y diferenciadores para ella, el siguiente paso es establecer los valores de marca que conecten la parte más racional con una emocional, que genere vínculos con el cliente.

    La personalidad de marca o la Brand personality es resumidamente el carácter con el que la marca se relaciona con sus públicos y entorno, y la manera de ser o expresarse en sus comunicaciones.

    customer-journey-main-map-768x432Factores de la personalidad de marca

    Todo contenido que la marca genere para aportar valor a sus clientes, debe estar sustentado por unas premisas o principios. Los consumidores, cada vez más, buscan una clara e inmediata identificación con las marcas. La humanización de las marcas es la respuesta a esta identificación, ya que si las empresas construyen sus marcas con el foco puesto en los usuarios, comprendiéndolos e conociendo cómo se comportan, qué buscan y qué expectativas tienen con nuestra marca, sólo así, podrán ser relevantes para ellos. La personalidad de marca debe ser, ante todo, humana. 

    Los pilares que construyen la personalidad de marca son tres: 

    1. La identidad de marca o brand Identity que se define por lo que realmente es la marca.
    2. La promesa de marca o brand promise que comprende todo lo que la marca dice que es y lo que se compromete a ofrecer a sus consumidores.
    3. La experiencia de marca o brand experience que trata de la percepción que tienen los consumidores cuando interactúan con la marca, sea cual sea el momento: el previo, el durante y el post de la compra del producto o servicio.

    Alinear estas 3 vertientes lo mejor posible permitirá que la personalidad sea coherente en todos los puntos de contacto de la marca y en todas sus comunicaciones, independientemente del momento en el que se encuentre. La esencia de marca y su personalidad no debería cambiar nunca, o al menos en un periodo de tiempo duradero

    Valores de marca

    Los valores de una marca comprenden la actitud, las creencias y los principios de esta. El objetivo es conectar desde la vía emocional con todos los públicos de la marca: los empleados, los colaboradores, los consumidores o los clientes. 

    La identificación con los valores por parte del público es lo más importante. Las acciones y el comportamiento a lo largo del tiempo de la marca van a corroborar si esta realmente presenta estos valores en su personalidad o no, y se son coherentes con los beneficios racionales que tiene el producto o servicio ofertado.

    Arquetipos de personalidad

    Realizar una auditoria de marca, a partir de un análisis interno, proyectado y sectorial, permite conocer la personalidad que el equipo interno cree que proyecta la marca, la personalidad que realmente proyecta, y todas las personalidades de marca que tienen las empresas competidoras del mercado. 

    Obtener una visión amplia de este aspecto permite definir y detallar cómo debe ser la personalidad de tu marca para que siga siendo relevante para el público y para que sea diferencial y notoria. La mejor manera para hacerlo a partir de los 12 arquetipos de Carl Jung. Estos representan 12 tipologías de rasgos o carácter que una marca o una persona puede adoptar. Todos se encuentran divididos en 4 ámbitos: el del orden o control, el orientado a las personas o la sociedad, el que apuesta por el cambio o el que se orienta hacia al individuo. 

    Cada arquetipo representa unas características concretas, con unos atributos de valores de marca específicos. Analizar cuál es el arquetipo actual y cuál es el que debería adoptar la marca es clave para detectar si los valores son los más adecuados o si de forma contraria, se necesita una reformulación.

    Descubre más sobre Auditoría de Marca.

    Si quieres impulsar tu marca, contacta con nosotros.