Hábitos de consumo: cada marca nos marca

Decidir. Elegir. Comprar. Tomar decisiones es un momento clave que nos cambia. Desde la cuestión más básica hasta la más compleja. Un proceso que marca. Y de marcas va la cosa.

Hábitos de consumo según la consultora Bain & Company

¿Porqué compramos una y no otra? La consultora Bain & Company ha plasmado los hábitos de consumo en esta infografía interactiva.

Los 30 factores en los hábitos de consumo

Nuestros hábitos de consumo pasan por 30 factores que determinan qué nos empuja a elegir entre un aceite, un restaurante o un perfume. Las 4 categorías que los engloban son:

  1. Factores Funcionales. Usabilidad, accesibilidad y fácil acceso a su compra.
  2. Factores Emocionales. Seguridad, autoestima y tranquilidad. Los que aportan beneficios psicológicos para los consumidores.
  3. Factores Trascendentales. Cambian la vida de los compradores. Supone formar parte de un grupo, un colectivo o una identidad.
  4. Factores con Impacto social. Las personas valoran aquellas marcas y servicios que piensan en dejar huella, significativa y positiva dentro de la sociedad.

El 80% de las decisiones de compra diarias son irracionales, según Andy Stalman. El éxito está en hacer tangible lo intangible y una buena marca lo consigue. En definitiva, no compramos por comprar. El hábito de consumo sucede por algo. Nuestra mente nos guía. Una brújula interna de inputs y valores nos llevan a decidir qué hacemos, qué compramos y porqué. Conocer la razón de estos hábitos en tus clientes hará que tengas una ventaja competitiva de negocio. Y por este motivo es tan importante la auditoría de producto y la auditoría de servicio.

Una marca bien asentada en el imaginario del usuario facilita la compra espontánea y que la respuesta automática a la situación del usuario sea esa marca. Este posicionamiento en la mente de los consumidores es la suma de múltiples impactos y puntos de contacto. Desarrollar un posicionamiento de marca con unos atributos de marca relevantes es la clave para estar presentes como primera opción de consumo.

Las marcas tienen que ser capaces de estar en canales y estar presentes en momentos relevantes para el consumidor. Es vital establecer relaciones que permitan vincular la marca a valores, al conjunto de su brand personality, a experiencias positivas y establecer significados de marca alineados con la propuesta de valor. El resultado es la relación que se establece entre la marca y el usuario, que lleva a respuestas automáticas y por lo tanto, a una mejora del espacio competitivo y del territorio de marca.

Un análisis estratégico de marca es siempre el mejor recurso para entender en profundidad al usuario, la relación que otras marcas intentan establecer vs. las que establece tu negocio con los usuarios, la promesa de marca que se ofrece a los clientes y cómo se intenta conseguir. Una auditoría que detecta el mejor camino para una marca.

Si tienes preguntas o quieres proponernos un proyecto, contáctanos aquí.