Nombres de empresas originales: el naming perfecto para tu negocio

No cabe la menor duda de que toda empresa que quiera ser exitosa en la actualidad debe estar en lo más alto de Google, para poder así fidelizar clientes y aumentar exponencialmente el volumen de ventas.

nombres de-empresas-originales.jpg

El posicionamiento de una web se ha vuelto una obsesión, ya no sólo para aquellos webmasters, sino también para pequeñas, medianas y grandes compañías, debido a la gran cantidad de ventajas que la red ofrece.

No es ninguna novedad que todo pasa por el famoso buscador y, por eso, es el medio por el cual una persona puede llegar hasta la página de nuestra empresa o emprendimiento y generar así, un incremento importante en las ventas.

En este punto, Internet ha crecido tanto que tiene cada vez más importancia en nuestras vidas y, por esta razón, el buscador de Google tiene una relevancia total y absoluta. Claro que la web está sobresaturada de páginas, pero eso no implica que sólo los que tienen dinero pueden colocarse entre las opciones más buscadas.

A su vez, hay muchos creadores de sitios web que no tienen idea de cómo funcionan los buscadores, ni entienden el papel de los enlaces. Es más, ni siquiera piensan en palabras clave. El resultado final es un estrepitoso fracaso.

La realidad es que se puede crear una página bien ubicada sin necesidad de invertir cientos de euros. La clave está en conocer cómo funciona el tráfico en Google y elaborar una estrategia sólida y consistente. Además, por supuesto, la creatividad es un aspecto trascendental para lograr escalar lo más alto posible en el buscador más famoso.

En definitiva, saber posicionarse en la red es indispensable para cualquier negocio, por lo que conseguir un importante tráfico de visitas es clave para el futuro del emprendimiento. Está claro que, en el momento de crear una empresa, debemos saber qué es el naming. El nombre es imprescindible para el desarrollo y crecimiento de la compañía y este es el procedimiento que, en marketing, se conoce como naming. Y lo mejor es rastrear todos los nombres de empresas originales posibles.

Todos los que alguna vez lideramos un proyecto sabemos que elegir un nombre es siempre una tarea muy dificultosa. Y para una empresa naming lo es aún más. Es que toda la estrategia publicitaria del emprendimiento está atada a su denominación, por lo que es vital conocer la importancia de este procedimiento y las claves para que sea exitoso.

¿Qué es la marca?

No cabe duda de que toda empresa u organización quiere que sus clientes identifiquen rápidamente a su marca. Es decir, que cuando vean la imagen del producto o servicio que ofreces, inmediatamente sepan que se trata de ti.

Es por eso por lo que, cuando hablamos de marca, hablamos de la percepción fundamentada sobre cómo te ven y qué sentimientos y opiniones despiertas en tus consumidores.

Por esta razón, no hay nada más importante que tu marca, porque precisamente esa sensación que las personas construyen a partir de las impresiones que tu compañía genera. En este sentido, es prioridad absoluta construirla, protegerla, crear expectativas y, especialmente, satisfacer las necesidades de los clientes - o potenciales - para fidelizarlos. Es que, si logras generar un reconocimiento inmediato, el consumidor sabrá rápidamente que se trata de tu marca. Sin lugar a duda, un aspecto trascendental en todo este reconocimiento de la marca es el naming, ya que muchas veces es lo que hace que los compradores recuerden de inmediato a tu empresa. Es por eso que contar con nombres de empresas originales es fundamental para tu negocio.

Importancia del naming

Está más que claro, entonces, que el creador de nombres de empresas es un aspecto sumamente importante en todo este procedimiento. Todo aquel que alguna vez tuvo un proyecto puede dar fe de que, en muchísimas ocasiones, se tiene perfectamente en claro qué se quiere ofrecer, pero que cuesta encontrar el nombre ideal que define a la empresa o emprendimiento. Es, realmente, un proceso muy complejo.

Es que este punto es realmente trascendental, ya que describe tu proyecto y genera inmediata asociación sobre los productos o servicios que ofrecemos. El objetivo es poder generar una denominación reconocible, atractiva y eficaz que refleje las características de tu proyecto, independientemente de si es comercial, corporativo, un producto o un servicio.

La clave es darle a tu proyecto un título atractivo, legal, relevante y absolutamente viable para que tus clientes reconozcan a tu marca de inmediato. En la actualidad, existe una gran diversidad de criterios en el momento de elegir el nombre para una empresa. 

Tipos de naming

Muchas veces, ocurre que tenemos claro el servicio que queremos ofrecer, o el producto que queremos comercializar, pero nos falta un nombre que resuma el proyecto. También, sucede que nos encaprichamos con una denominación, pero tenemos dudas sobre si la clientela lo va a relacionar con nuestro emprendimiento.

En fin, aunque existen varias opciones, se suele hablar de cinco categorías principales en el momento de ponerle nombre a una compañía. A continuación, se nombran las distintas clases de nombres:

Nombre descriptivo

Básicamente, indican lo que la compañía, producto o servicio es o hace, por lo que suelen ser bastante simples. Un ejemplo claro de estos tiempos es PayPal, el sistema de pagos online que transfiere dinero a gran parte del mundo.

Su principal ventaja es que hacen que los consumidores pueden identificar la marca de manera más fácil, ya que el leer o escuchar el nombre sabrá qué producto o servicio ofrece una determinada empresa. El contra principal de este tipo de naming es que es dificultoso para la empresa instalarse en otro sector diferente, en caso de empezar a ofrecer artículos diferentes.

Nombres acrónimos

Un acrónimo es la abreviatura de un nombre descriptivo. Muchas marcas en el mundo utilizan este tipo de naming, por ejemplo, AFLAC (American Family Life Assurance Company).

La razón principal es que es mucho más sencillo abreviar la denominación de la marca que pronunciarla toda junta (¿te imaginas diciendo American Family Life Assurance Company?). La ventaja más importante es que es muy rápido de decir y pronunciar, ya que no suelen ser más de cinco letras. Pero el contra principal del acrónimo es que es muy difícil trasladar los valores de la empresa, puesto que son términos aislados. Por esta razón, a excepción de que el nombre de tu empresa sea muy extenso, no es el tipo de naming empresa más recomendable.

Nombres abstractos

Esta estrategia de nombres de empresas originales es una de las más elegidas por algunas de las empresas más importantes del mundo en la actualidad, como Google y Twitter. Es que los nombres abstractos no están acompañados de ningún término pasado, lo que puede ser muy bueno si el proyecto es exitoso.

Por ejemplo, al decir “Google” ya sabemos que estamos hablando del buscador más importante de Internet. Lo mismo pasa con “Twitter”, la red social de pocos caracteres y mucha polémica.

Los especialistas en marketing sostienen que es una buena estrategia, en la que es fundamental encontrar un significado propio, algo que requiere gran imaginación.

Nombres sugerentes

Estos términos pueden encajar a la perfección en aquellas empresas nuevas, ya que suelen tener información sobre el sector al que se dedican. Por ejemplo, si abres una pizzería, pues incluir “Pizza” en el nombre de la empresa es una buena idea para que el potencial cliente sepa a qué te dedicas.

La clave en este tipo de nombres de empresas originales es poder detallar, en pocos caracteres, por qué las personas nos deben elegir. La desventaja principal de los nombres sugerentes es que, en ocasiones, es muy complejo enlazar el sector con la denominación de la compañía.

Nombres geográficos

En esta ocasión, hablamos de nombres que incluyen la marca y el lugar de referencia de donde es originaria. Un buen ejemplo, es la cerveza Estrella Galicia. Es una buena opción para aquellas empresas que operan sólo en un lugar o que tengan un fuerte sentido de pertenencia.

¿Cuál es el mejor tipo de naming para mi marca?

Generar el nombre de la empresa puede resultar sumamente dificultoso y, muchas veces, no basta con ver ejemplos.

Seguramente te estarás preguntando cuál de todos estos tipos de nombres de empresas originales me conviene para mi proyecto. La realidad es que esto depende, en primera instancia, del tipo de producto o servicio que se ofrece.

De todas maneras, a la hora de inventar nombres, pueden surgir dudas, como si está bien que el término sea familiar, o sobre si el nombre es demasiado innovador o si el significado de marca va a reflejar lo que vendo.

Por supuesto, toda esta incertidumbre es normal, ya que es un aspecto trascendental para el desarrollo y crecimiento de la empresa conseguir los nombres para marcas.

Podemos, por ejemplo, tener una gran experiencia comercializando muebles, pero si no sabemos trasladar esa trayectoria al naming, probablemente no tengamos la clientela esperada. Las estrategias de marketing tienen un rol clave en la actualidad.

En definitiva, el nombre de tu compañía tiene que ser coherente con la marca y transmitir los valores de la empresa, independientemente de si escoges los nombres típicos o si escoges nombres de empresas inventadas.

¿Qué hacer para dar con el naming perfecto?

Antes de pensar nombres de empresas originales y elegir tu definitivo, es preciso seguir una serie de pasos y recomendaciones para no errar en el resultado final.

El primer consejo es, por supuesto, ser pacientes. Este es un proceso creativo que requiere tiempo. Es prácticamente imposible tener un buen nombre para tu proyecto en sólo una semana (a menos que tengas al equipo creativo de Mad Men trabajando para ti). Debes tener en cuenta que los nombres de empresas originales son un aspecto trascendental, que va a estar presente el tiempo que dure el emprendimiento.

En este sentido, puedes cambiar un producto porque no tiene el éxito esperado, pero cambiar el nombre...es muy difícil. Un aspecto fundamental en todo el proceso definición de nombres es el historial de tu marca, así como también sus ventajas competitivas y las cualidades o atributos de tus productos o servicios.

En este punto, siempre lo ideal es que el naming de la empresa refleje las características positivas de lo que ofreces.

Por su parte, es fundamental el estudio de la competencia. Aquí, puedes elaborar una lista y analizar las estrategias que han elegido para dar con el nombre. ¿Qué términos son recomendables en el sector?, ¿Cuáles funcionan?, ¿Por qué? Son algunas de las preguntas que pueden ser de gran utilidad.

Una vez realizado estos pasos, podrás empezar a anotar una serie de nombres. Intenta hacerlo en diferentes días y horarios, para que no te atasques. Muchas veces, la creatividad viene en el momento menos pensado. Por supuesto, es imprescindible que revises la disponibilidad de dominio, ya que si no está disponible, el esfuerzo habrá sido en vano.

Por último, el nombre debe encajar a la perfección con el logo de la empresa. En este punto, es fundamental probar con diferentes composiciones.

Características de un nombre de empresa original

Los especialistas en marketing señalan una serie de características que tienen algunos de los nombres de marcas que son exitosas. En primer lugar, el naming debe ser coherente con la arquitectura de marca de la compañía. Esto es fundamental.

Es una herramienta estratégica muy valiosa para la difusión de una determinada empresa. Gracias a ella, se puede organizar el negocio de modo que las audiencias comprendan mejor la oferta, facilitando, de esta manera, la compra.

Es una de las actividades organizativas más importantes, ya que define el rol y comportamiento desde la marca corporativa, hacia cada una de sus realidades interiores, como las divisiones societarias y comerciales, los productos y servicios y las diferentes ramificaciones.

En conclusión, la arquitectura de marca es la forma más eficaz de ordenar todas las complejidades que tiene una organización. Y el nombre tiene que estar alienado.

Al mismo tiempo, los nombres de empresas originales tienen que saber transmitir y sintetizar la historia de la marca, de los productos o servicios que ofrece. Por su parte, es fundamental que sea distintivo, que se diferencie de los demás. En conclusión, único e irrepetible.

Además, es trascendental que sea fácil de recordar, para que la clientela asocie de inmediato el producto con la empresa. En este punto, es imprescindible también que el nombre de la compañía o emprendimiento sea fácil de leer y pronunciar. Por último, y no menos importante, tiene que ser legal. Es por eso por lo que, antes de definir cualquier nombre de empresa original, hay que explorar la viabilidad.

La creatividad es fundamental

Está más que claro que la creación del nombre de tu empresa es imprescindible para establecer una identidad de marca sólida, reconocible y consistente.

En la medida de lo posible, los nombres de empresas originales deben ser fiables, creativos y relevantes, desde la pronunciación, hasta la viabilidad legal. Para alcanzar el objetivo, es fundamental rastrear los ejes conceptuales más destacados y seleccionar los nombres más viables para el proyecto.

En todo este procedimiento, la creatividad es la clave para dar con el resultado perfecto para el proyecto. Para esto, es imprescindible contar con un destacado equipo de marketing que analice en profundidad cada aspecto y elabore una lista adecuada para cada empresa u organización que nos contrata. Tener a su lado a profesionales es siempre recomendable, especialmente si cuentan con la experiencia suficiente trabajando en estrategias online.

Es que, con la ayuda de especialistas, el proceso será mucho más sencillo de abordar y probablemente vas a dar con el naming en un tiempo mucho menor al que pensabas.

De todas maneras, siempre debes cerciorarte de que sigan tus órdenes y preferencias, para que el resultado final sea el esperado. Por ejemplo, si buscas que el nombre refleje tradición familiar, pues las estrategias que adopte el equipo de marketing deben ir en esa dirección.

Por supuesto, si eres una persona creativa, que puede encontrar el naming por sí sólo, no necesitarás ayuda. Pero, ten en cuenta, que el nombre de la empresa es sólo el principio del desarrollo de una estrategia de marketing a gran escala.

Ventajas de lograr un nombre de empresa original y efectivo

Una vez que has logrado dar con un nombre creativo, legal y representativo de los valores de la empresa, así como también del producto o servicio que ofreces, podrás delinear una buena estrategia de marketing.

Los nombres de empresas originales permiten identificar a la marca, por lo que, en base a este término, podremos avanzar en todos los aspectos que hacen al posicionamiento de la empresa. Es por eso por lo que crear el nombre de la empresa es un paso sumamente importante, que va a dar múltiples beneficios de cara al futuro.

Palabras clave para un nombre de empresa original

Cuando queremos posicionarnos en el buscador más famoso del planeta, necesitamos que nuestra web aparezca entre las primeras opciones y, para eso, es fundamental haber dado con las palabras clave justas.

En primer lugar, hablamos de palabra clave (o keywords) cuando nos referimos a lo que teclean los usuarios cotidianos de Google. Es decir, se introduce un término y acto seguido aparece una lista de páginas con ese contenido.

Normalmente buscamos de manera intuitiva, utilizando palabras sencillas, en muchos casos más básicas de lo que cabría esperar. Entonces, un primer consejo es no buscar palabras complejas y rebuscadas.

Luego, es fundamental tantear a la competencia para observar qué tipo de keywords usan. De esta manera, veremos por dónde encarar nuestro posicionamiento.

Por último, es fundamental que tengan relación con el nombre de la empresa o emprendimiento, para que las personas puedan llegar hasta nuestro sitio de manera más rápida. Hay varias maneras de encontrar las palabras clave. Pero hay tres pasos que son los que más y mejores resultados les han traído a diversas compañías.

Lo primero, es realizar una exhaustiva lista de ideas. Aquí, un ejercicio muy bueno es pensar en las palabras que usaríamos nosotros mismos si fuésemos usuarios o consumidores.

En segunda instancia, es fundamental, como explicamos antes, ver qué keywords utilizan los competidores. Para ello, es clave ingresar en sus sitios webs, redes sociales, foros y blogs. 

El último punto importante en el momento de pensar en encontrar las palabras clave adecuadas es observar las palabras que sugiere el propio Google en la sección “búsquedas relacionadas” (al final de la página de resultados).

Una vez hecha la selección de potenciales keywords, es preciso investigar el volumen de búsquedas acumulados en cada una de estas palabras.

Así, vas a obtener las cifras de cada una de estas palabras. También, otro punto clave aquí es medir el nivel de competencias que pueden tener, ya que un nivel muy alto puede mantenerte alejado de los primeros puestos en la búsqueda de Google. El último paso es, por supuesto, elegir las palabras clave. Los términos más exitosos son los que tienen un sensible equilibrio entre: una alta relevancia, el mayor número de búsquedas posibles y el menor nivel de competencias.

Por supuesto, las keywords elegidas, para que sean altamente efectivas, deben tener relación con el naming y formar nombres de empresas originales.

El contenido

Podemos haber hecho un gran trabajo con las palabras clave, pero, si la página web no tiene un buen contenido, será difícil que los usuarios ingresen.

No cabe duda de que lo que desarrollemos en la web es lo más valioso y la razón por la que alguien va a visitar tu sitio. En este sentido, es fundamental que el contenido de la página amplíe lo que el nombre de la empresa indica.

Por ejemplo, si comercializamos pizza y el título hace alusión a que somos la mejor opción, es imprescindible que en la web estén bien explicadas cada una de las pizzas que vendemos, así como también el servicio de delivery o cómo son las instalaciones.

Por supuesto, crear textos efectivos no es una tarea sencilla, es más, todo lo contrario. No basta con escribir un par de párrafos con varias keyword.  En este sentido, para atraer usuarios, es preciso tener en cuenta algunos consejos que pueden resultar efectivos.

En primera instancia, no hay duda de que el contenido de la web tiene que ser interesante para que el consumidor ingresa a diario a nuestra página web. Si el desarrollo está plagado de texto, sin espacios, ni tampoco ninguna imagen o vídeo, seguramente será un fracaso. Es que, en la actualidad, todo sitio de Internet precisa de frases y párrafos cortos, videos, fotografías, entre otras cuestiones.

Al mismo tiempo, es vital que tenga una relación con la denominación social de la empresa y que tenga todas las palabras clave que hemos seleccionado. El último consejo en la creación de contenido es que lo que hagamos tiene que ser fácil de compartir. Si queremos crecer exponencialmente, pues es casi una obviedad que aquella persona a la que le interesó lo que hicimos, pueda compartirla donde le dé la gana.

Optimizar tu página

El contenido es apenas el principio. Luego, es imprescindible que esté colocado de manera correcta para que Google lo posicione adecuadamente.

Si el buscador más famoso encuentra términos relevantes en tu página, no cabe duda de que ya es algo bueno. Pero si, además, cada contenido está en el lugar indicado, todo el esfuerzo de producción habrá valido la pena.

En este punto, es vital que sigas algunos principios de optimización para que puedas posicionarte de la mejor manera posible en Google. Ya hemos hablado de la importancia del contenido. Tras el desarrollo, no cabe duda de que el título es el factor más importante.

Los especialistas recomiendan colocar las palabras clave al principio de la etiqueta del título, ya que es donde más peso ejercen. Aquí es fundamental no repetir el mismo título en varias páginas. Los encabezados, especialmente los <H1>, proporcionan otra oportunidad adicional de optimizar tus sitios web

Es que el texto situado dentro de los encabezados ayuda a los buscadores a identificar los temas de una página. Y también son de gran ayuda para que los lectores diferencien los apartados.

Para los textos, hay varios consejos importantes para tener en cuenta para un mejor posicionamiento en Google. En primer lugar, ofrece siempre tus textos en formato HTML, no dentro de imágenes ni archivos de ningún tipo.

La primera frase posee un gran peso, por lo que es vital tratar de incluir en ella tu palabra clave principal. En lo que refiere a las keywords, es fundamental utilizar variaciones y sinónimos para no aburrir a los lectores. A su vez, no es recomendable abusar de ellas.

Las imágenes tienen un rol importante también, ya que puedan ayudar a conseguir más tráfico a tu sitio web. Para lograr efectividad, las puedes utilizar en: palabras clave en el nombre del archivo, o en el texto descriptivo o en las imágenes descriptivas.

Por su parte, la meta descripción no tiene influencia en el posicionamiento de la página, pero sí puede tener peso en el momento de que el usuario haga clic. En este punto, una buena idea es tratarla como un pequeño anuncio para que tenga efectividad.

Por último, el nombre de la página es un elemento sumamente importante en los buscadores. En la medida de lo posible, es clave incluir en él la palabra clave principal. En todo este procedimiento, es vital que tenga relación con el nombre de la empresa y los respectivos productos o servicios que comercializa.

En definitiva, el nombre de empresa es el principio de toda la estrategia de marketing online que va a desarrollar tu proyecto.

Y buena parte del éxito de tu compañía va a depender de la campaña que desarrolles en la web, en donde el nombre es fundamental.

Por esta razón, no dudes en seguir estos consejos y, en caso de que no puedas encontrar el naming ideal, contrata a una agencia especializada, que tenga años de experiencia ayudando a las empresas a escalar en lo más alto de Google.

Descubre más sobre Naming

Si quieres impulsar tu marca, contacta con nosotros.