¿Qué es la propuesta de valor al empleado o EVP?

El Employer Branding es una disciplina que ha llegado para quedarse. No sólo tiene años de recorrido, sino que cada vez cobra más relevancia en el seno de las organizaciones e instituciones como un recurso para acelerar e impulsar valor, también conocido como EVP.

En este sentido, estamos asistiendo a una revolución del Employee Value Proposition o EVP. Una propuesta de valor al empleado que explora nuevas necesidades más allá de las que siempre han existido, como atraer o retener talento en la experiencia del empleado o candidato.

propuesta-de-valor.jpg

  • Atraer talento implica liderar el conjunto de empresas y organizaciones atractivas para el potencial empleado y candidato. Tener visibilidad en el mercado y al mismo tiempo proyectar una propuesta de valor al empleado y un relato relevantes (EVP).
  • Retener talento implica comunicar una causa y un propósito que vayan más allá de incentivos meramente económicos y que tenemos que tener en cuenta en nuestra estrategia de employer branding o EVP.
  • Hoy más que nunca, el empleado se queda porque siente que todavía tiene un reto que alcanzar. La marca empleadora no sólo debe ofrecerle ese reto, sino actualizarlo a lo largo del tiempo y facilitarle todos los medios para que sea capaz de lograrlo y convertirse en un empleador de referencia.

Atraer y retener talento son las dos principales demandas de todos aquellos que recurren a Employer Branding en recursos humanos. No obstante, al margen de estas dos grandes necesidades el EVP va mucho más allá:

  • El EVP acelera procesos de trabajo: El desarrollo de marca empleadora ayuda a aquellas empresas que necesitan agilizar sus procesos de trabajo alineando al equipo interno alrededor de nuevas dinámicas y metodologías de trabajo.
  • El EVP construye cultura corporativa: Employer Branding implica poner en valor creencias y principios compartidos, conectar visiones para unir a un grupo diverso y convertirlos en embajadores de marca empleadora. Por tanto, Employer Branding abre una gran oportunidad de construir cultura corporativa. Una cultura que además sea la palanca de atracción y relevancia de la organización de cara a todo ese talento externo que queremos atraer.
  • El EVP optimiza costes: Nuevas metodologías y procesos que ayuden a alinear al equipo conllevan ahorro de recursos económicos pero también temporales. 
  • El EVP inspira una nueva manera de actuar: La activació de la marca empleadora es un nuevo comienzo para la organización. Una nueva cultura y forma de actuar. Nuevos hábitos generan cambios, y el primero de todos ellos es que comenzaremos a atraer otro tipo de persona, la que resuena con nuestra cultura. 

Como vemos, el Employer Branding o EVP no sólo es para aquellas empresas que buscan sus beneficios más conocidos. Detrás de todo proyecto de Employer Branding hay implicaciones y consecuencias de gran calado, de gran profundidad, que no sólo impactan en el equipo humano, sino también en los procesos y la búsqueda de eficiencia de las organizaciones.

Descubre más sobre Employer Branding

Si tienes preguntas o quieres proponernos un proyecto, contáctanos aquí.