¿Cómo hacer visual thinking para mejorar tu experiencia de marca?

experiencia-de-marca-2.jpg

Muchas veces los retos complejos necesitan una solución sencilla para resolverlos. El visual thinking, también conocido como pensamiento visual, tiene mucho de este descubrimiento. La experiencia de marca es una realidad compleja de significados, motivaciones, puntos de contacto, contextos... y el visual thinking dibuja las representaciones visuales más relevantes para transmitir ideas, contar historias, y dibujar situaciones sobre la experiencia de marca.

Y este enfoque es una de las formas más eficientes para detectar, afrontar y solucionar problemas. Expertos en visual thinking como Dan Roam hablan de la fortaleza de estos cuatro sencillos pasos, que no siempre tienen que ser secuenciales: mirar, ver lo relevante, imaginar manipulando conceptos y mostrar los descubrimientos a otras personas.

El pensamiento visual es una metodología que consiste en trasladar tus pensamientos o ideas a imágenes, captando la esencia del mensaje que quieres transmitir. Es una técnica que se utiliza también para organizar tus pensamientos y lograr una comunicación eficaz. En otras palabras, podríamos definirlo como el procedimiento por el cual se pone en imágenes lo que pensamos y escribimos.

El poder del visual thinking es su capacidad de simplificar. Convertir ideas complejas en una representación visual comprensible, fácil de producir y capaz de combinarse con otros signos para tomar decisiones más rápido y con más claridad. El concepto de visual thinking es algo natural en los niños, porque nuestra mente es muy eficiente procesando imágenes, y lo hace mucho más ágilmente que frente a un texto como este. Quizás estás leyendo estas líneas y te preguntas: ¿y si no sé dibujar? En realidad, sabemos dibujar todos. Una de las primeras cosas que hemos hecho por nosotros mismos en esta vida es coger un lápiz y diseñar. Claro que los vaivenes de la vida pueden haber hecho que nos alejemos de esta actividad. Hay muchas aplicaciones para hacerlo, que son muy sencillas de usar.

Esta certeza se aplica en el mundo de la empresa desde que lo pusiera de moda Rudolf Arnheim en 1969. Su obsesión: es una forma muy eficiente de capturar y manipular ideas mediante dibujos sencillos, reconocibles y capaces de establecer relaciones entre ellos a través de mapas mentales. Este psicólogo y filósofo influido por la psicología de la Gestalt defendía el uso de varios elementos visuales, que por su simplicidad no excluyen a las personas que dicen que no saben dibujar: figuras básicas muy elementales, pictografías e ideografías más complejas y determinados muñecos y garabatos.

En definitiva, visual thinking facilita entender mejor, definir objetivos, identificar problemas, descubrir soluciones, simular procesos y generar nuevas ideas. Y estos estos beneficios son muy importantes para gestionar la experiencia de marca.

 

¿Porqué tu marca necesita del pensamiento visual para mejorar?

La experiencia de marca es una de las realidades del branding más complejas: por la cantidad de significados, por la heterogeneidad de usuarios, por el fraccionamiento de los puntos de contacto... Y esta complejidad puede resolverse en parte con la simplicidad visual que aporta el visual thinking.

En Comuniza llevamos varios años trabajando con este enfoque para solucionar retos complejos de grandes marcas globales. Es un recurso muy eficiente para plasmar realidades complicadas, trabajar en equipo con diferentes departamentos y organizar una experiencia de marca en todas sus dimensiones.

Para lograr ser eficientes, se crean mapas mentales que conectan dibujos simples y fácilmente reconocibles para que el mensaje sea bien comprendido. También, toda esta técnica es de gran utilidad para: definir objetivos, identificar problemas, descubrir soluciones, simular procesos y generar nuevas ideas. En suma, una técnica de visual thinking es extremadamente útil comprender la complejidad de una experiencia de marca.

¿Cómo convertir las ideas en imágenes?

Lo primero que debemos tener en cuenta cuanto utilizamos el visual thinking es que no estamos dibujando la realidad. Estamos configurando un mensaje que queremos que sea accesible para los distintos receptores. Es una síntesis intencional que selecciona lo que es relevante y lo separa del ruido.

El experto en visual thinking Dan Roam sostiene que hay cuatro pasos que hay que seguir para hacer un ejercicio de pensamiento visual. Si te interesa más esta herramienta, te recomendamos su libro 'Tu mundo en una servilleta'. Las cuatro fases que propone Roam son mirar, ver, imaginar y mostrar):

  • Mirar. Absorber información visual, recopilando y seleccionando lo que nos parece más importante.
  • Ver. Posteriormente, agrupar esos datos recolectados a través de las relaciones entre los elementos y las pautas del sitio. 
  • Imaginar. La imaginación sobre la realidad y sus relaciones es fundamental en todo este proceso y es por eso por lo que es necesario ser creativos para diseñar dibujos llamativos con esa información recolectada.
  • Mostrar. Una vez que creemos haber encontrado el modelo definitivo, es preciso mostrárselo a un tercero para generar un feedback. De este encuentro, pueden surgir ideas nuevas o soluciones para un problema.

Fases para dibujar la experiencia de marca con visual thinking

Los expertos en esta técnica suelen decir que se pueden distinguir tres modalidades diferentes en el momento de practicar visual thinking, y son completamente aplicables en proyectos de branding para comprender y mejorar la experiencia de marca.

  • Toma de notas. Este enfoque hace alusión al proceso individual de cada uno, donde se toman notas visuales y se captan momentos especiales para luego ser representados en situaciones o ideas.
  • Registro gráfico. Esta forma de realizar pensamiento visual implica que una persona con experiencia es seleccionada para resumir visualmente en tiempo real mientras se celebra una reunión o ponencia. El encargado de la ilustración debe poner en común la información obtenida, a través del dibujo, una vez que ha finalizado el trabajo. El grupo la puede ir viendo, pero, no puede interactuar bajo ningún punto de vista con él u opinar sobre la labor del experto en la técnica.
  • Facilitación gráfica. Esta tercera y última forma de hacer visual thinking es similar a la del registro gráfico, pero aquí el diseñador tiene relación con el grupo reunido, al que le va mostrando su trabajo constantementeEl objetivo es facilitar el proceso conocido como brainstorming (o lluvia de ideas) mediante dibujos que hagan de disparador y/o motivan a las personas reunidas a profundizar más sobre una idea o despertar soluciones para un determinado problema. Esta última manera de hacer pensamiento visual suele ser la más elegida por aquellas empresas grandes para su estrategia de branding.

Cualquiera de las tres aproximaciones al visual thinking puede funcionar a la perfección en tu marca, por lo que la elección final dependerá de tus preferencias y recursos.

Ventajas de visual thinking para comprender tu experiencia de marca

Los beneficios de la técnica visual thinkingin son enormes: hoy es una herramienta fundamental para cualquier estrategia branding de una empresa, independientemente del sector al que se dedique. En primer lugar, debes tener en cuenta que el lenguaje gráfico es universal, por lo que conecta con todo el mundo. Esto quiere decir que personas de diferentes ámbitos pueden visitar y comprender el contenido sin ningún problema, ya sean de departamentos, funciones o países diferentes. La simplicidad es su fortaleza.

Por otra parte, un porcentaje muy alto de la población piensa de manera visual, no en palabras. Esto permite un mayor acercamiento hacia lo que produzcas. Su lenguaje es mucho más universal y operable por un gran número de interlocutores. Al mismo tiempo, la potencia visual es mucho mayor a la de las palabras. Como dice el popular dicho: “una imagen vale más que mil palabras”.

Nos sucede todo el tiempo. Nos quedan grabadas en la cabeza imágenes durante años, o quizás, toda la vida. En cambio, recordar un párrafo de un texto, por muy maravilloso que sea, es mucho más difícil para la memoria humana. Somos criaturas visuales, ya que nuestro cerebro está automatizado para reconocer patrones de este tipo.

De esta manera, a través del visual thinking será posible obtener algo nuevo e innovador, o solucionar un problema en la experiencia de marca, o lograr representar mejor ideas complejas sobre la gestión de marca. Así, el pensamiento visual es indispensable para crear, transformar y hacer crecer marcas de todo tipo. También para consolidar el blueprint branding de tu marca, establecer un mejor Customer Journey o UX mapping tool con big data.

Descubre más en Experiencia de marca

Si quieres impulsar tu marca, contacta con nosotros.